IV Congreso de Circo Social: “Creatividad y Nuevas Prácticas para la Descentralización del Circo Social en Chile”

            La Red Chilena de Circo Social,  mantiene dentro de sus objetivos de trabajo el  ofrecer espacios de intercambio y fortalecimiento de las expresiones y particularidades con que el circo social se vive y experimenta en Chile y más allá del país.

            Nuestro trabajo se basa en la fe y comprobación científica desde diferentes profesiones y ciencias de que esta herramienta, arte y deporte genera beneficios de forma multidimensional y en los diferentes niveles que componen al ser humano, provocando efectos varios y medibles, que hasta hoy pasan desde la facilitación o potenciación de habilidades blandas hasta el fortalecimiento y la animación del tejido social comunitario que acoge a los ciudadanos.

            Esta transformación multidimensional de las personas es necesaria hoy en tiempos de evolución y crisis, donde el experimento capitalista ha generado y radicalizado problemáticas sociales de peso, estableciendo estados de anomia, alienación, individualismo y competencia, como estados naturales del ser humano y la sociedad, en vez de abogar por una sociedad expresiva, diversa, colectiva y fraternal, donde el centro de la sociedad es la comunidad, sin desmerecer a la familia. Esto implica que el trabajo de quienes optamos por dedicar nuestra vida a la sociedad y no al mercado, deba aportar al mundo luz, risas, arte, alegría, comprensión y comunión, entre otras necesidades universales, para construir un mundo desde las particularidades que dan riqueza a la raza humana.

            Debido a esto, es que sentimos el deber de posicionar al circo social y el circo en sí dentro de la sociedad y su entramado como una válida herramienta para la transformación social. Este posicionamiento implica un compromiso con  la acción política de tomar espacios formales e informales dentro de las estructuras sociales existentes. En este sentido, el trabajo de la Red es tan necesario como el de las compañías en sus territorios y comunidades, el de nuestros queridos técnicos para con la seguridad de nuestro trabajo, el de cada formador en las instituciones educativas o espacios populares donde se desenvuelve, el de cada payaso con su mundo de ensueño y su crítica social, incluso tan necesario y relevante como el del artista de ruedo en los espacios públicos de la ciudad. Cada uno de nosotros tiene su trinchera, la cual queramos o no es política, no necesariamente partidista, pero sí política en la medida que implica la ocupación de espacios de poder que hace no mucho se encontraban cerrados a la sociedad y quienes la componemos, espacios de participación que visibilizarían tanto nuestras acciones como nuestras necesidades en este bello mundo que denominamos circo.

            Los espacios que generamos como Red son relevantes en la medida que cumplen con nuestro deber ético de ofrecer instancias de intercambio y expresión sin expertos, sin absolutos ni estándares rígidos que terminarían convirtiendo al Circo Social en una tecnología barata e instrumental en pro del progreso y no de la evolución humana  y el buen vivir.

            La realidad vivenciada en Chile y el mundo respecto al fortalecimiento y la profesionalización del Circo Social como herramienta de intervención y transformación, sea cual sea el agregado con que se le pretenda calzar (social, comunitaria, etc), motiva nuestro trabajo y nos da la sensación de que estamos en buen camino. La Red ha mejorado su gestión mediante el trabajo en equipo, el compromiso y la transparencia, pero de donde más hemos aprendido es de nuestros errores y fracasos, de nuestras debilidades y carencias, frente a las cuales siempre hemos sabido hacer que el show continúe, de forma realista y efectiva.

            Con todo lo anterior y aún sabiendo que nos queda mucho por crecer y aportar, pero convencidos de que ejercemos un rol necesario y movilizador que agita e invita a ejercer nuestros derechos y hacerlos valer, tenemos el agrado, sin más preámbulo, de presentarles nuestro (y suyo) IV Congreso de Circo Social titulado “Creatividad y Nuevas Prácticas para la Descentralización del Circo Social en Chile”. Este año apostamos por la creatividad puesto que creemos que es un pilar fundamental para quienes empleamos el circo en diferentes espacios y debido a que la adaptación es inherente al ser humano, cualidad por excelencia que determina su éxito en donde se desenvuelve. Esta creatividad intercede entre las características del espacio físico, las condiciones ambientales, la particularidad de los participantes (interlocutores, beneficiarios, cantantes, agentes, sujetos, etc) y muchos factores más, que determinarán nuestro proceso de forma particular y diferente si estamos en el sur, centro, norte o fuera de Chile.

            Finalmente insistimos queridas y queridos lectores, oyentes y demás interesados: aquí no verán expertos y puede que no resuelvan sus dudas, incluso puede que salgan con más dudas y asombrados por la similitud entre quienes exponen y ustedes mismos, empero estamos convencidos de que al terminar esta experiencia tendrán más conocimientos y nuevas interrogantes,  que sabemos que sacudirán su mundo personal y el mundo en que aplican el circo para transformar.

            Muchas gracias por interesarse en esto y hacerlo posible.

descargar

Documentos
Resumen y Documentación -IV Congreso de Circo Social-